Isla Mexcaltitán, Part II

Friday, April 1st, 2011
Cloudy Mexcaltitan III

A cloud joined us for breakfast. Sitting on the second story balcony of our (and the only) hotel, eating pan dulce, we were surrounded by the thickest fog I have ever seen in Mexico. Having arrived at Isla Mexcaltitán the afternoon before, we were enjoying watching the orioles, egrets and herons in their early morning rituals and the fishermen, punting in long canoes over the shallow water of Lago Mexcaltitán.

North and a little ways inland from San Blas, Isla Mexcaltitán is a very small, almost round island which sits in the middle of a lake or mangrove swamp. Though no definitive artifacts remain, ancient codices (hand-painted, pre-Columbian manuscripts) point to the fact that Mexcaltitán may well be the ancient home of the Aztecs, or Mexica people. Based on a vision or prophecy, the Aztecs are said to have started out on a two hundred year journey from their ancient home at Aztlán, an island in the middle of a lake. When they saw an eagle perched on a cactus, this was the sign that they had arrived at their new capital and ceremonial center - what would become Tenochtilan, then Mexico City, after the conquest by the Spaniards. More and more evidence today, including a 1579 map of New Spain, places the ancient site of Aztlán at the site of present day Isla Mexcaltitán.

Cloudy Mexcaltitan IV
Setting out for a walk and a "photo op" in the dense fog, my husband and I crossed and circumnavigated the small island a couple of times in much less than an hour. The layout of the few streets is similar to the floating gardens of Xochimilco, Mexico City, furthering the connection to the ancient Aztecs. The eagle on the cactus (now devouring a snake) is a very important national symbol and appears on Mexico's flag. We departed the island, fog lifting, from the small ferry dock in a boat not much bigger than the style of canoes still in use today, that have been used there for centuries.
Isla Mexcaltitán does not receive numerous visitors; on that particular weekend, there seemed to be only two, other than ourselves. It is a little remote, but the beauty and timelessness of the island exceeded our expectations. Mexcaltitán is about a 4-6 hour drive from Sayulita, depending on the route (from San Blas or from Highway 15 via Santiago Ixcuintla) and the uncertainties of Mexican roads. The bus also travels to the embarcadero for Isla Mexcaltitán, via Las Varas on Highway 15.

Isla Mexcaltitán, Parte II

Cloudy Mexcaltitan II

Una nube se unió a nosotros para el desayuno. Sentados en el balcón del segundo piso de nuestro (y el único) hotel, a comer pan dulce, estábamos rodeados por una niebla más espesa que jamás había visto en México. Habiendo llegado a la Isla Mexcaltitán la tarde anterior, estábamos disfrutándonos de ver los orioles, garcetas y garzas en sus rituales de la mañana y también los pescadores, navegando en largas canoas sobre las aguas poco profundas del Lago Mexcaltitán.
Al norte y hacia el interior de San Blas, la Isla de Mexcaltitán es una muy pequeña, casi redonda isla que se ubica en medio de un lago o un pantano de manglares. Aunque no se queda ningún artefacto definitivo, los antiguos códices (manuscritos precolombinos, pintados a mano) apuntan al hecho de que Mexcaltitán bien puede ser el hogar antiguo de los aztecas o mexicas. Basado en una visión o profecía, los aztecas empezaron un viaje de 200 años de su antiguo hogar en Aztlán, una isla en medio de un lago. Cuando vieron a un águila posada sobre un nopal, ésta sería la señal de que hubiera llegado a su nueva capital y centro ceremonial - un lugar que se encontraron en Tenochtilan, que luego se convirtió en la ciudad de México después de la conquista por los españoles. Hoy en día, más pruebas, incluyendo un mapa de 1579 de la Nueva España, coloca a la antigua ciudad de Aztlán en el sitio de la actual Isla de Mexcaltitán.

Cloudy Mexcaltitan I

Iniciando a dar un paseo y una "sesión fotográfica" en la densa niebla, mi esposo y yo cruzamos y circunnavegamos la pequeña isla un par de veces en menos de una hora. La disposición de las pocas calles es similar a los jardines flotantes de Xochimilco de la ciudad de México, fomentando la conexión a los antiguos aztecas. El águila sobre el nopal, ahora devorando una serpiente, es un símbolo nacional muy importante y aparece en la bandera de México. Salimos de la isla, con el levantamiento de la niebla, desde el muelle en una pequeña embarcación no mucho más grande que el estilo de canoas todavía en uso hoy en día, que se han utilizado durante siglos.
La Isla de Mexcaltitán no recibe numerosos visitantes, en ese fin de semana particular, sólo hubo dos más personas y nosotros. Es un poco a distancia, pero la belleza y la atemporalidad de la isla superaron nuestras expectativas. Mexcaltitán es de aproximadamente unas 4-6 horas en coche de Sayulita, depende de la ruta (desde San Blas o por la carretera 15 a través de Santiago Ixcuintla), y las incertidumbres de las carreteras mexicanas. El autobús también viaja a la Isla de Mexcaltitán embarcadero, a través de Las Varas por la carretera 15.

Translated by Leah Jewall