Saying Goodbye

Friday, April 29th, 2011

Crazy - it's already that time of year when our calendars fill up with farewell dinners and parties; it seems only yesterday it was holidays and fundraisers. Humans love to wax on about the passage of time, and I suppose I'm as hooked as anyone: measuring months by how much this or that kid has grown, or who's packing up and splitting town for the season.

adios, amigo
Usually by the time summer hits, I'm ready for a few less familiar faces around town, and for more time to catch up with the other year-rounders who are living la vida más leisure in la temporada baja. But this summer is different. In addition to the standard 3-6 month summer sabbaticals, it seems like there are a lot of families moving away... indefinitely. Maybe "a lot" is hyperbolic. From a per capita standpoint - in a small, seasonally-oriented, vacation town - a perfectly normal and expected number of people are moving on to their respective greener pastures. But living in a small town, with an even smaller circle of friends, knowing 4 families that are packing it in feels like, well, a lot.

Living here for five years, I've gotten pretty used to people coming and going from Sayulita, but it doesn't really get easier; not that I want it easy - I hope I'll always care more than that. Now as a parent, I have a whole other investment in our community, and suddenly it's not just my friends that are missed, it's my kid's friends. The implied promise of their developing relationships, their shared childhood cut short; the tapestry of imagination rewritten from what was once an idea to what is now a different reality. Sure, our global world keeps us connected wherever we are, and I know that my friends will stay my friends whether they are down the street or around the world. But I wish they were down the street, for myself and my family, and I'm going to miss them, a lot. ¡¡¡Ojalá que regresen pronto!!!

Spring Flings: Family fun getaway with friends in Mascota; decadent pastas at Mangiafuoco; spring flowers everywhere.

Adiós, Amigos

¡Qué locura! - ya es la época del año en que los calendarios se llenan con las cenas y partidos de despedida; parece ayer que fueron las vacaciones y los eventos para recaudar fondos. A los seres humanos les encanta reflexionar sobre el pasage del tiempo, y sé que estoy tan enganchada como cualquiera: medimos los meses por la cantidad que tal o cual niño ha crecido, o quien está empaqueteando y saliendo del pueblo para el verano.

Por lo general, cuando llega el verano, estoy lista para ver menos caras conocidas por el pueblo, y más tiempo para ponerme al día con otros que están aquí todo el año y que disfrutan de la vida más tranquila en la temporada baja. Pero este verano es diferente ... además de la norma de 3 - 6 meses de verano sabáticos, parece que hay una gran cantidad de familias que se desplazan lejos... indefinidamente. Tal vez "mucho" es hiperbólico. Desde un punto de vista por habitante - en un pueblo pequeño de vacaciones, orientado a la temporada - un normal y esperado número de personas se están moviendo a sus respectivos pastos más verdes. Pero vivir en un pueblo pequeño, incluso aún con un círculo más pequeño de amigos, a conocer 4 familias que han decidido salir, parece un montón.

Vivir aquí durante cinco años, he acostumbrado a la gente ir y venir de Sayulita, pero en realidad no llega a ser más fácil, tampoco quiero que sea más fácil - espero que siempre me preocupe mucho por mis amigos. Ahora como madre, tengo otra interés en nuestra comunidad, y no sólo son mis amigos que son extrañados, sinos los amigos de mi hijo. La promesa implícita de sus relaciones en desarrollo, su niñez compartida acabado, el tapiz de se imaginación escrito de nuevo de una idea de lo que hoy es una realidad diferente. Claro, nuestro mundo global nos mantiene conectados donde estemos, y sé que mis amigos se quedarán mis amigos si están por la calle o en otro parte del mundo. Quisiera que fueran por la calle, para mí y mi familia, y voy a y extrañarlos mucho. ¡¡¡Ojalá que regresen pronto!!!

Amores de Primavera: una divertida escapada familiar con unos amigos en Mascota, pastas decadentes en Mangiafuoco, flores de primavera en todas partes.