Semana Santa Says Goodbye

Friday, April 5th, 2013

 

beach
Only a few days back I walked the beach weaving in and out of tents packed so tight down the strip you couldn’t see ten feet in front of you.  Now the beach has become once more the Sayulita we love so well.  After a massive effort from all who enjoy walking our soft sands, the trash has been bagged, the people have returned home, and Sayulita has become the sleepy tourist town we’re accustomed to.

Walking the plaza, the night was silent.  The bars sat in a calm medley of locals and the random visitor comingling in moments of quiet conversations and light tequila sipping. Restaurants served the regulars and delighted the few visitors, as the stores restocked from the mad rushes.  Oxxo has repaired its doors and windows from the party damage, and the lines no longer linger down the sidewalks.

Was it worth it, you may ask.  Yes.  Money flowed through town, the party raged, and Sayulita shined as the ideal vacation for internationals and tourists from around the world.  Sharing our extreme fortune in life is one of the finest moments we have to give, and the culture, music, dancing and new friendships made reminds us all why we chose Mexico to begin with.

So, “Thank you Semana Santa for a great time, and thank you Mexico for allowing us all to embrace your beauty, enthusiasm for life, and freedom to live every moment in the fullest potential.”

 

Semana Santa Dice Adiós

Sólo hace unos días caminaba por la playa entrando y saliendo de las tiendas llenas con tanta fuerza por la avenida

sign
principal no se podía ver a tres metros delante de usted. Ahora, la playa se ha convertido una vez más el Sayulita amamos tan bien. Después de un gran esfuerzo de todos los que disfrutan de caminar nuestras playas de arena suave, la basura se ha embolsado, la gente ha regresado a casa, y Sayulita se ha convertido en la ciudad turística sueño que estamos acostumbrados.

Recorriendo la plaza, la noche estaba en silencio. Las barras se sentó en una mezcla de gente y calma al visitante al azar compartiendo en los momentos de conversaciones tranquilas y bebiendo la tequila. Restaurantes servido a los clientes habituales y deleitó a los pocos visitantes, ya que las tiendas reponían de los juncos locos. Oxxo ha reparado sus puertas y ventanas de los daños del partido, y las líneas ya no persisten por las aceras.

¿Valía la pena, usted puede pedir. Sí. El dinero fluyó a través de la ciudad, el partido duró, y Sayulita brilló como el ideal de las vacaciones de los internacionales y turistas de todo el mundo. Compartir nuestra fortuna extrema en la vida es uno de los mejores momentos que tenemos que dar, y la cultura, la música, la danza y nuevas amistades se nos recuerda por qué nos eligió a México para empezar.

Así que, "gracias Semana Santa por un gran tiempo, y gracias a México por lo que nos todos a abrazar a su belleza, entusiasmo por la vida y la libertad de vivir cada momento en el pleno potencial".