Trouble in Paradise?

Thursday, June 17th, 2010
sayulita beach

Hello, Sayulita!  I haven't written for a month or more because, frankly, I didn't think I had anything to say.  When I was asked to write a series of articles for El Sayulero, they were meant to cover the joys and woes of running a business such as ours from a distance.  That kind of fell by the wayside, as we were in Sayulita for the winter, looking after things ourselves, first-hand, and with the exception of a ruined garden, things went quite well. I'd thought that things continued to go well until a series of emails from paying guests, as well as from our property manager, set me straight.

We are lucky enough to attract a good group of people, small groups who want a quiet getaway where they can relax, read a book, take a dip in the pool, and enjoy the village.  Having work done at the house at the same time as having guests is not a good idea, so we plan any work being done around our rental schedule.  Of course, we were assured the work would be finished before the guests arrived.  Of course, this is Mexico, and rarely do things go according to plan.  An email informing me of "bits of concrete wall falling to the pool terrace" made my ears perk up!  Having new windows installed before the rainy season seemed like a good idea; the plan falls flat when there is increasingly no "down" period for rentals. Seems the work continued while we had guests, and nobody thought to inform me.  So our renters received a week's free accommodation, to soothe their bruised brains (not literally, thank god!).

Another email informed me that our manager was less than polite when meeting our guests.  We love our manager, who has been with us since we opened for business six years ago, and can't imagine what went wrong.  Not knowing the renters, I want to lay some of the blame at their feet, though I hate to do that.  But I hate to cast doubt upon our manager.  What to do, what to do?

An email informing me that the manager never showed up to meet our guests was a better wake-up call than a double espresso could ever be.  They had to stay at a hotel, as they couldn't reach her by phone (she does like to talk on the phone a lot, but all night??)  And did you know that you can't call a Mexican cellphone from Canada without some special code of which we are not aware?  We certainly didn't!  Anyhow, we reimbursed another couple of infuriated guests for half their stay.

Then, our lovely manager decided to tell me that, 10 days prior to writing, a set of keys went missing for one of our rooms.  House key, room key, safe key.  This is not good.  Why oh why did she wait 10 days before telling me?  Did she think it would come to me in a dream?  Did she hope that the keys were at the bottom of the bay and I just wouldn't notice they were missing???

It's time to re-think this "dream manager" we have.  It seems either there's something going on in her private life that is interfering with her work or that the bloom is off the bouganvillia, so to speak.  Stay tuned....

¿PROBLEMAS EN PARAISO?

¡Hola, Sayulita! No he escrito durante un mes o más porque francamente, creí que no tenía nada decir. Cuando me pidieron que escribiera una serie de artículos para El Sayulero, estaban destinados a cubrir las alegrías y las miserias de la gestión de una empresa, como la nuestra, desde la distancia. Esa idea falló al camino, como pasamos el invierno en Sayulita, cuidando las cosas nosotros mismos de primera mano, y con la excepción de un jardín en ruinas, las cosas han ido bastante bien. Al volver a Canadá, seguía pensando que las cosas seguían yendo bien hasta que una serie de correos electrónicos de los huéspedes, así como de nuestra administradora de la propiedad, me puso al día de la situación actual.

Tenemos la suerte de atraer a un buen grupo de personas, grupos pequeños que desean un retiro tranquilo en el que puedan relajarse, leer un libro, tomar un baño en la piscina, y disfrutar de la aldea. Al contratar trabajo realizado en la casa al mismo tiempo de alquilar a los invitados no es buena idea, así que cualquier plan de trabajo que se realiza en torno a nuestro programa de alquiler. Por supuesto, nos aseguraron que el trabajo se hubiera acabado antes de que llegaran los invitados. Por supuesto, esto es México, y pocas veces las cosas salen según lo planeado. Un correo electrónico informándome de "trozos de muro cayéndose a la piscina" ¡me hizo poner atención al problema! Al instalar nuevas ventanas antes de la temporada lluviosa parecía una buena idea; el plan falla cuando cada vez hay menos "temporada baja" de alquiler. Parece que los trabajos continuaban mientras había visitantes, y nadie pensó en informarme.
Así que nuestros inquilinos recibieron alojamiento gratuito de una semana, para calmar sus cerebros golpeados (¡no literalmente, gracias a Dios!).

Otro correo electrónico me informó que nuestra gerenta fue menos que cortés cuando se reunió a nuestros huéspedes. Nos encanta nuestra directora, quien ha estado con nosotros desde que abrimos las puertas hace seis años, y no puedo imaginar por qué, en este caso, salió mal. Sin conocer a los inquilinos, quiero poner algo de la culpa a sus pies, aunque no me gusta hacer eso. Tampoco quiero dudar a nuestra administradora.
¿Qué hacer, qué hacer?

Un correo electrónico que me informó que la gerenta no se presentó para cumplir con nuestros invitados fue una llamada despertadora mejor que un doble espreso podría haber sido. Tuvieron que quedarse en un hotel, ya que no podían comunicarse con la directora por teléfono (a ella le gusta mucho hablar por teléfono, ¿pero toda la noche?) ¿Y sabía usted que no se puede llamar a un celular mexicana desde Canadá sin algún código especial de lo que no somos conscientes? ¡Claro que no sabíamos nosotros!
De todos modos, nosotros reembolsamos otro par de invitados enfurecidos, para la mitad de su estancia.

Luego, nuestra administradora bonita decidió a avisarme que, 10 días antes de escribir este relato, desapareció un juego de llaves de una de nuestras habitaciones - la llave de la casa, una de la habitación, y la de la caja fuerte. Esto no es bueno. ¿Por qué, por qué esperaba 10 días antes de decirme? ¿Pensaba que la desapariencia me llegara a mí en un sueño? ¿¿
¿Tenía la esperanza de que las llaves estuvieran en el fondo de la bahía y yo simplemente no me diera cuenta de que faltaran???

Ya es hora de repensar en esta administradora de "sueño" que tenemos. Al parecer, ya sea que haya algo que esté pasando en su vida privada que esté interfiriendo con su trabajo o que la flor esté fuera de la bugamvilia, por así decirlo.
Manténgase en contacto ....